Casa digital del escritor Luis López Nieves


Recibe gratis un cuento clásico semanal por correo electrónico

Caracterización indirecta:

Instrucciones para escribir cuentos o novelas

[Cómo escribir cuentos o novelas]

Luis López Nieves

Hay dos maneras de caracterizar a un personaje: de forma directa o indirecta. Esta nota es sobre la caracterización indirecta. (Véase aquí mi nota sobre la caracterización directa.)

“Caracterización” es la técnica por medio de la cual decimos cómo es un personaje, cuál es su personalidad, su carácter. No se trata de descripción física.

La caracterización indirecta es más difícil que la caracterización directa porque requiere crear una escena o una serie de escenas en que se dramatice cómo es un personaje. En la caracterización directa simplemente se dice: “Miguel es un hombre envidioso”. Ya está dicho. Hemos caracterizado al personaje con cinco palabras.

En cambio, para la caracterización indirecta hay que poner al personaje a actuar. El lector, al ser testigo de las acciones, pensamientos o palabras del personaje, podrá concluir (de forma indirecta) cómo es el personaje. El narrador no lo dice: el lector lo deduce por las acciones del personaje.

Veamos un ejemplo. A continuación colocaré un cuento breve de José Luis González que se llama “La carta“:


La carta

San Juan, puerto Rico
8 de marso de 1947

Qerida bieja:

Como yo le desia antes de venirme, aqui las cosas me van vién. Desde que llegé enseguida incontré trabajo. Me pagan 8 pesos la semana y con eso bivo como don Pepe el alministradol de la central allá.

La ropa aqella que quedé de mandale, no la he podido compral pues quiero buscarla en una de las tiendas mejores. Digale a Petra que cuando valla por casa le boy a llevar un regalito al nene de ella.

Boy a ver si me saco un retrato un dia de estos para mandálselo a uste.

El otro dia vi a Felo el ijo de la comai María. El está travajando pero gana menos que yo.

Bueno recueldese de escrivirme y contarme todo lo que pasa por alla.

Su ijo que la qiere y le pide la bendision.

Juan

Después de firmar, dobló cuidadosamente el papel ajado y lleno de borrones y se lo guardó en el bolsillo de la camisa. Caminó hasta la estación de correos más próxima, y al llegar se echó la gorra raída sobre la frente y se acuclilló en el umbral de una de las puertas. Dobló la mano izquierda, fingiéndose manco, y extendió la derecha con la palma hacia arriba.

Cuando reunió los cuatro centavos necesarios, compró el sobre y el sello y despachó la carta.

FIN


El protagonista del cuento se llama Juan. El texto consiste, primero, de una carta en la que no hay narrador para darnos información. Luego termina con dos párrafos de narrativa, en tercera persona, en los que en ningún momento el narrador nos dice cómo es la personalidad de Juan. No dice si es bueno o malo, sabio o tonto, pobre o rico, etc. Solo nos describe brevemente unas acciones de Juan.

Sin embargo, al leer la carta podemos concluir, gracias a la ortografía, que Juan es casi analfabeta. También podemos inferir que es pobre, campesino, de poca educación, desempleado y sin oficio. Ha llegado a San Juan, la capital, y es evidente que ha emigrado del campo. Deducimos, además, que es un buen hijo. Aunque está pasando por mucha necesidad económica (debe pedir dinero para despachar la carta), le dice a su madre, para que ella no sufra, que todo le va bien en la ciudad.

El narrador en ningún momento nos ha dicho nada sobre el personaje. Sabemos sobre Juan porque lo hemos inferido al ver sus acciones.

Por tanto, repito, la caracterización indirecta es cuando los narradores no decimos cómo es el personaje, sino que lo mostramos por medio de sus acciones.

Ahora bien: ¿cuál técnica es preferible? ¿Cuál es la más efectiva? ¿La caracterización directa o indirecta?

La respuesta es clara: la caracterización indirecta es más efectiva y preferible porque nos “muestra” cómo es el personaje. Nos sentimos testigos. No lo podemos olvidar. Si un autor nos dice al comienzo de un cuento, de forma directa, que “Juan es un buen hijo”, es posible que cuando vayamos por la página cinco de la obra ya lo hayamos olvidado. No hemos visto a Juan en acción. No lo hemos visto actuar como un buen hijo. Solo nos lo dijeron, de pasada, al comienzo del texto, y lo olvidamos.

En cambio, cuando leemos una buena escena que caracteriza a un personaje, nos sentimos testigos de su personalidad. Si un amigo nos dice “Juan es un mal hijo”, de inmediato nos sorprendemos y podemos refutar: “¿Pero no viste la carta tan cariñosa y considerada que le escribió a su mamá?

Igualmente, si un amigo nos dice “Juan es un hombre educado”, podemos buscar el cuento y probarle a nuestro amigo, con el texto en la mano, que Juan no es un hombre educado porque su ortografía es la de una persona que ni siquiera terminó la escuela primaria.

La caracterización indirecta es mucho más efectiva.

En ese caso, ¿por qué usar la caracterización directa? Si la caracterización indirecta es la más efectiva, ¿no debemos usarla siempre?

No es necesario. La respuesta breve es que usamos la caracterización indirecta para los personajes más importantes de un cuento o una novela, aquellos que necesitamos conocer con mayor profundidad.

Pero si se trata de un personaje de poca importancia puede ser preferible usar la caracterización directa porque es más económica, requiere menos espacio. Si el protagonista visita una farmacia para comprar aspirinas, basta con decir “el farmacéutico simpático” o “el farmacéutico antipático”. No hay que escribir una larga escena para mostrar al farmacéutico en acción, porque la visita es un elemento sin trascendencia en la obra.

Si un estudiante le hace una consulta breve a su profesor sobre un tema que no tendrá más importancia en la obra, basta con decir “el sabio profesor” o “el profesor ignorante”. No es necesario escribir un diálogo de varias páginas para mostrar al profesor hablando de manera sabia o estúpida.

En conclusión, la caracterización indirecta es más efectiva pero no es necesario usarla en todas las ocasiones.

En esta dirección puedes ver mi nota sobre la “caracterización directa“.

FIN


Volver a

Instrucciones para escribir cuentos o novelas

[Cómo escribir cuentos o novelas]


Más Consejos de Luis López Nieves