Casa digital del escritor Luis López Nieves


Recibe gratis un cuento clásico semanal por correo electrónico

Maniqueísmo:

Instrucciones para escribir cuentos o novelas

[Cómo escribir cuentos o novelas]

Luis López Nieves

Para el cristianismo, al igual que para otras religiones, solo hay un dios, quien es muy bueno. Buenísimo. En cambio, el demonio no es un dios, es solo un diablo, y es un ser muy malo. En el siglo III nació una religión conocida como “maniqueísmo”. Esta decía que no hay un dios sino dos: uno bueno y otro malo. Ambos dioses tienen la misma “categoría” y eternamente luchan entre sí.

Bueno, basta de historia. A algún literato se le ocurrió usar esta religión para crear el término literario “maniqueísmo”, que consiste en la literatura que solo tiene dos tipos de personajes: buenos y malos. No tiene personajes intermedios. No existe el gris. Los personajes maniqueos son perfectamente buenos o perfectamente malos.

El maniqueísmo literario en un defecto grave. Ningún autor serio desea que sus obras sean maniqueas. Son las obras comerciales las que normalmente se destacan por su maniqueísmo. En el cine norteamericano, por ejemplo, los soldados estadounidenses siempre son perfectamente buenos, respetuosos, valientes, honestos, amables, mientras que los musulmanes (o chinos o rusos o cubanos, depende del enemigo de moda) son perfectamente malos, irrespetuosos, cobardes, deshonestos y groseros. No hay punto intermedio.Si por casualidad aparece en la película un musulmán, chino, ruso o cubano que sea bueno, se deberá a que trabaja para el lado norteamericano y ha traicionado a los suyos. O sea, es un Judas. Esto ocurre también en novelas comerciales de acción, espionaje, vaqueros, policíacas, etc. Es muy fácil identificar estas obras. Uno se pregunta quién es el “bueno” y quién es el “villano”.

El maniqueísmo literario es un defecto porque la gran literatura, por ser arte, pretende reflejar la realidad humana. Y los seres humanos no son maniqueos. Nadie es perfectamente bueno ni perfectamente malo. Nadie. Los seres humanos nos movemos siempre en un área gris intermedio. Y con estos matices grises es que trabaja la literatura. Esta es nuestra materia prima.

Antes de dar por concluida tu obra literaria, asegúrate de que tus personajes no sean maniqueos.

FIN


Volver a

Instrucciones para escribir cuentos o novelas

[Cómo escribir cuentos o novelas]


Más Consejos de Luis López Nieves