Casa digital del escritor Luis López Nieves


Recibe gratis un cuento clásico semanal por correo electrónico

Rima involuntaria:

Instrucciones para escribir cuentos o novelas


Luis López Nieves

Digamos que escribes lo siguiente en un cuento o una novela en primera persona:

Me detuve frente de la casa porque mi madre me pidió que la visitara. Tan pronto bajé del auto vi a Juan, que venía por la calle comiéndose un pan. Me saludó con alegría pero yo no sonreí.

El problema con esta oración es que contiene rima involuntaria. La rima, obviamente, tiene su uso en la poesía, la canción, etc. Pero en la prosa es un defecto que se puede arreglar de manera sencilla. En el caso de este ejemplo, pues es cuestión de escribirlo de otra manera para evitar la rima. Se puede, por ejemplo, cambiar la sintaxis o simplemente alejar a los elementos que riman:

Me detuve frente de la casa porque mi madre me pidió que la visitara. Tan pronto bajé del auto vi a Juan, el primo de Verónica, que venía cantando por el medio de la calle y comía pan. Me saludó con alegría pero yo no sonreí.

En este caso, la solución consistió en alejar a “Juan” de “pan”. Pero hay muchas soluciones adicionales. De hecho, la más sencilla, si la trama lo permite, es simplemente cambiarle el nombre a Juan o ponerlo a comer guayabas. Así tendríamos estas dos soluciones:

Me detuve frente de la casa porque mi madre me pidió que la visitara. Tan pronto bajé del auto vi a Pedro, que venía por la calle comiéndose un pan. Me saludó con alegría pero yo no sonreí.

Me detuve frente de la casa porque mi madre me pidió que la visitara. Tan pronto bajé del auto vi a Juan, que venía por la calle comiéndose una guayaba. Me saludó con alegría pero yo no sonreí.

En resumen: la rima involuntaria es un defecto que debemos evitar.

FIN


Volver a

Instrucciones para escribir cuentos o novelas



Más Consejos de Luis López Nieves